CUÁNDO UTILIZAR RODILLERAS PARA CORRER

rodilleras para correr

Cuando un deportista sufre una lesión grave que afecta a las articulaciones de las rodillas, normalmente el médico recomienda aparte de rehabilitación, rodilleras para correr. Las rodilleras para correr constituyen una opción muy conveniente al practicar running o cualquier otro deporte cuando se presenta dolor o lesión en la rodilla. Algunos corredores las utilizan para entrenar, porque  mejoran la circulación y brindan mayor soporte a las rodillas.


Lo mejor sería no tener necesidad de utilizar nada para correr, pero si hay desgaste en la rodilla o una lesión es necesario usarlas. Muchos deportistas dedicados a esta actividad física requieren utilizar rodilleras ortopédicas. Son las amigas perfectas para corredores que tienen lesiones crónicas en la rodilla y no quieren abandonar el hábito de correr. Aunque seguramente no son la solución definitiva para este tipo de problemas ayudan en los procesos de recuperación y facilitan el funcionamiento adecuado de las rodillas.

rodilleras para correr

Sin embargo, tampoco es necesario esperar a sufrir una lesión para comenzar a usar rodilleras para correr. Si sentimos una molestia o pinchazo en la rodilla debemos acudir inmediatamente al médico para consultar de qué dolencia se trata. A partir de ahí, el especialista puede aconsejar ciertos tipos de rodilleras en función del dolor que se padezca.

Tipos de rodilleras para correr

Existen diferentes tipos de rodilleras para correr, como las mencionadas a continuación:

  • Rodilleras articuladas. Una rodillera articulada puede dar soporte y estabilidad a la rodilla lesionada. Restringe el movimiento mientras la rodilla se recupera después de una lesión o cirugía. Son ideales para prevenir lesiones y se pueden utilizar para correr.
  • Rodilleras compresivas. Están diseñadas para proporcionar compresión alrededor de la articulación de la rodilla. Esto ayuda a apoyar la rodilla y puede permitir controlar el dolor y la hinchazón. Se caracterizan por ser elásticas y transpirables. Son cómodas, con diseño antideslizante, aportan calor a la articulación, así como mejor sujeción. Contribuyen a que la recuperación sea más rápida, al aumentar el flujo sanguíneo.
  • Rodilleras de neopreno. Las rodilleras de neopreno sirven como soporte para la rodilla. Son muy útiles después de haber sufrido una lesión, o por precaución a la hora de hacer ejercicios que demanden un gran esfuerzo. Las rodilleras elásticas permiten sentir una gran estabilidad al caminar, brindando comodidad y protección a la vez. El neopreno aporta calor y sujeción, por lo que está recomendado para la práctica deportiva. Hay que tener en cuenta que es un material no transpirable, por lo que no se podrá utilizar más de seis horas seguidas.
  • Rodilleras con gel frío. Disponen de una almohadilla con gel que al enfriarse mitiga el dolor. Normalmente, son abrazaderas a las que se adapta el componente del gel. Se usan para rodillas y tejidos blandos. Al ser más pesadas que los modelos anteriores, es conveniente usarlas después de la carrera para facilitar la recuperación entre las sesiones de entrenamiento.
rodilleras para correr

Lectora voraz desde que era una niña, pronto aprendió a contemplar el mundo con la mirada entre curiosa y soñadora de quienes aman la literatura. Algunas de las horas más gratas de su vida las ha pasado sumergida entre las páginas de un libro, pero sin renunciar por ello al "mundanal ruído". Porque también aprendió tempranamente que, la única forma de entender la mayoría de las historias, es viviéndolas.